EL ECCE HOMO: UNA OBRA MAESTRA POST-MODERNA

A estas alturas de partido todos hemos visto la noticia de la Sra. Cecilia, artista del pueblo de Borja (Zaragoza) que decidió restaurar un insignificante fresco rural.

Algunos se mofan de la octogenaria y creen que la ha cagado convirtiendo un Cristo sufrido en una especie de borrón marroncete, pero están equivocados.

Cristo Sufrido (izq) Borrón Marroncete (dcha)

Aquí en Young Vibez estuvimos analizando la pintura y hemos descubierto que su versión, el ‘Ecce Homo 2.0‘ es un claro comentario de la sociedad, más concretamente, de la transformación del español medio.

Para aquellos de vosotros que no habéis entendido la metáfora que esta mujer expresa a través del pincel, no temáis, aquí esta la explicación:

En la versión antigua se aprecia al español medio de la época, un hombre temeroso de Dios, religioso, huesudo, sufridor, lleno de culpa y de dolor. El autor original proyecta en la imagen de Jesús todos los sentimientos e inquietudes sociales de sus contemporáneos.

Más de cien años después, Cecilia Giménez, artista amateur y mejor persona, decidió que el fresco debía ser actualizado para reflejar al español del siglo XXI, no a su antepasado decimonónico.

Por lo tanto, en el ‘Ecce Homo 2.0’ vemos la cara de un hombre rollizo, de semblante confuso y aturdido, que intenta despertar de su estado natural de sopor. Rasgos difuminados que reflejan la dispersión ideológica que sufre hoy el ciudadano de a pie, que pasó de ser un firme creyente a un gordinflón ambivalente, un hombre semi-religioso en esencia violento y desconfiado que reprime sus instintos con una alta dosis de corrección política que le aturde y amansa.

El español del siglo XIX es flaco y chaparro, acostumbrado a épocas de escasez y a una dieta medianamente sana. Mientras, el hombre del siglo XXI es rotundo hasta extremos peligrosos gracias a un crecimiento alimentado por los Bollycaos y el Burger King.

Cecilia Giménez no ha restaurado un fresco, ha retratado al ciudadano común, al Jesús Gil, al Jesús Bonilla, al telespectador de Aída, al hombre panzudo que divaga en voz alta sobre la prima de riesgo.

El nuevo fresco con esos ojillos negros y esa mueca de resignación e indiferencia representa perfectamente la cara que pone tu gasolinero más cercano cuando le hablan de los recortes, del telediario del día anterior o simplemente del último libro que leyó.

Desde aquí queremos felicitar a la Sra. Cecilia por su magnífico retrato post-modernista y os invitamos a todos a firmar la petición para que el ‘Ecce Homo 2.0’ se conserve tal y como está, para poder enseñárselo a nuestros nietos dentro de varias décadas.

Anuncios

2 comentarios en “EL ECCE HOMO: UNA OBRA MAESTRA POST-MODERNA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s