COSMOMIERDER

Por RDO

Cosmomierda para todos.

Soy un adolescente en el cuerpo de un adulto pequeño y como tal estaba emocionado por ir a ver Cosmopolis. Cronenberg siempre me ha gustado, empezando por Naked Lunch y acabando por Una Historia de Violencia y Promesas del Este. Con esto dejo claro que Un Método Peligroso me importa menos que los resultados de la última jornada de la liga de hockey hierba.

Volvamos a Cosmopolis, la idea que tenía en la cabeza era la siguiente: Robert Pattinson siendo el tío más fino de NY, tirándose a un montón de modelos y viviendo una vida de descontrol. Vaya, una cosa parecida a Leaving Las Vegas versión PIMP vestido de Tom Ford. No sabía nada más, no tenía ni idea del argumento de la película o ni si quiera el papel de Pattinson. Pero teniendo en cuenta que era una simbiosis de Cronenberg y De Lillo esperaba algo cojonudo. Esto lo escribo porque claramente no recibí el placer visual deseado.

Si no habéis visto la peñícula esto quizás desvele más de lo deseado, pero realmente no es que sea una aventura apasionante. Así que os puede dar una idea de en lo que os metéis.

Empecemos por lo básico, los movimientos de cámara. Al principio, cuando todo gira entorno a la limusina los únicos planos que vemos son planos medios cortos rodeados de picados y contrapicados. Lo primero que aprendes cuando vas a clase de cine para principiantes, es que todo plano debe tener un sentido y dar un significado. Por lo tanto el uso de planos como un picado, es siempre porque quieres conseguir una reacción en el público. Ahora, yo me pregunto ¿Qué narices buscaba Cronenberg? Al principio pensé que al estar todo grabado en la limusina pues quería transmitir ese agobio por la falta de espacio, de ahí los planos mirando desde arriba a Pattinson y compañía. Tenía sentido, no mucha lógica pero sentido. Hasta aquí todo decente, Cronenberg no la estaba liando demasiado como director. Es más toda la primera parte de la película está bastante bien realizada y consigue en la mayor parte lo que se proponía. Eso es: mostrarnos la vida de un pollo trajeado que caga huevos de oro y vive todo el día enganchado a algún tipo de aparato electrónico que le pueda solucionar cualquier duda sobre los mercados financieros. Todo con unas maneras muy agobiantes, casi más que los sujetadores de las notas de Gandia Shore. Pero todo se jode cuando empezamos a salir de la limusina, los planos picados siguen apareciendo por todas partes, sin importar quien salga frente a cámara. Un ejemplo es la escena de la peluquería.

La verdad es que lo de la cámara como que da igual, en el fondo lo que importa es la película en sí. El argumento como ya he mencionado es la vida de un notas con mucha pasta. Ahora os preguntaréis: ¿Sólo eso? Seguro que hay mucho más detrás, seguro que hay mogollón de ideas posmodernas, seguro que la evolución del personaje tiene sentido y todo acaba cogiendo forma. Desde mi butaca esta película no tiene ni forma ni leches. Quiero decir que más de la mitad de los diálogos son un sinsentido de metáforas financieras, que por algún casual quieren pasar por diálogos sobre la sociedad en la que vivimos. El personaje principal está casado con una tipa que ni siquiera conoce y todo es frío y austero (incluso las escenas de sexo son frías y austeras). Aquí algún avispado podría debatir que eso es lo que la película pretendía. Mostrar de manera exagerada la frialdad de la alta sociedad burguesa y adinerada. Pues joder como realmente la mierda funcione así vamos a acabar todos oliendo como la lata de pedos de Jack (la película de Robin Williams). Aún así la cosa seguiría funcionando hasta cuando entra en juego la próstata.

Para esto necesito un párrafo por separado.

Cuando a Pattinson le mira la próstata el doc, le dice que la tiene asimétrica. Ja. No se a vosotros pero a mi lo de la próstata asimétrica no me transmite nada. Al protagonista sin embargo le parece la mierda más tocha desde el DMT. A partir de la noticia sobre tener la castaña asimétrica entra en un estado de crisis existencial, más bien empieza a dudar de su hombría, o alguna cosa de macho cabrío parecida. Véase la escena del tiro en la mano. Es decir que Pattinson está dispuesto a morir o a arriesgar su vida solo para sentirse más hombre, más humano. Joder hermanos os lo habéis currado que flipas, le ponéis un órgano glandular asimétrico a un pollo y este ya se vuelve completamente loco. Si las cosas fueran tan fáciles.

El film no es malo, tiene cosas decepcionantes, como las que he explicado, pero en general está bien hecho. Los diálogos a pesar de absurdos son buenos y alguna que otra vez puedes sacar algo interesante de ellos. La actuación de Pattinson es aceptable, teniendo en cuenta que el nivel de exigencia de expresión facial para el papel es nulo. Es cine negro bien conseguido pero sin historia o gancho. La cámara es agobiante y absurda pero por alguna razón no estoy del todo descontento. Pues vaya mierda. Diréis. No mierda no, ambigüedad desconcertante sí. Quiero decir que en general es bastante truño pero por alguna razón tiene algo que me atrae. Aunque bueno, todo esto se desmorona si menciono el FINAL. Esa escena en la que todos sabemos lo que va a pasar pero Cronenberg decide dejarnos con la duda. Alguien ha estado viendo mucho Christopher Nolan, me parece a mí. Vamos que acabar como acaba Cosmópolis es un insulto a los espectadores en busca de buen cine.

Repito no he leído el libro. Todo esto es desde un punto de vista de peliculero granoso. Nada más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s