50 SOMBRAS DE MARRÓN

Por Deathqueta

Si la comida de mis hijos y el alquiler no dependieran de estas palabras, tener por seguro que lo hubiera dejado hace mucho. Me aburro con facilidad de las cosas y despues de varios borradores ya no me apetece escribir mas sobre esto. Hablo de 50 Sombras de Grey, el gran truño literario del año.

Al principio iba a hablar sobre su gran parecido a la saga Crepúsculo, sobre el hecho de que nos hagan creer que seremos mujeres del siglo XXI por leer pornografía escrita con el ojete y cosas de esas. Pero ya no me apetece hacer una disertación tan intensa porque llevo metida en la cama todo el día, esta lloviendo y me he comido tres Kit-Kats de golpe, con lo cual empiezo a entrar en un estado nirvana muy calentico.

En vez de deciros porque no debéis leeros 50 Sombras de Grey os voy a describir quien es el prototipo de persona que se lo lee y se jacta de ello. ¿Qué no te deprime lo suficiente como para abandonarlo de inmediato? Adelante, sigue leyendo, ignorante. ¿Qué de repente abres los ojos y te das cuenta de que has perdido un tiempo valiosísimo en el que podrías haber descubierto la cura del cancer? Enhorabuena, errar es humano.

PERFIL 1:

Mujer
Casada
40ypico años
Madre de 3 niños ideales
Reside en Bohadilla del monte/ Pozuelo de Alarcón/Somosaguas/Mirasierra (cualquier barrio residencial de las afueras)

“Soy una supermamá, no tengo tiempo para mi misma”

En principio no tiene ocupación alguna, nada que le proporcione dinero a fin de mes, pero aún así “nunca tiene tiempo para ella misma”
Se levanta a las 10 y algo de la mañana y mientras desayuna un kiwi y un yogur, le da las órdenes oportunas del día a la muchacha. Despúes de arreglarse, echa un vistazo a su agenda, un día duro por delante, pero ella no se achanta, es una supermujer, puede con todo.
Ultimamente entre que organiza las reuniones del APA del cole de los niños, las clases de pilates y los mercadillos solidarios en jardines privados esta que no para.
Como es una mujer con carrera universitaria, su inclinación por el mundo intelectual le ha llevado a apuntarse a un club de literatura con sus amigas. Cada jueves se reunen y desmigajan capitulo a capitulo las obras literarias de ayer y de hoy. Despúes de no entender del todo Cumbres Borrascosas y de afirmar que Madame Bovary era una dama atormentada como ellas, han decidido leer 50 Sombras de Grey. ¡Por supuesto! Todas lo estan haciendo y ellas no van a ser menos. Pero, un momento ¡menudas escenas! ¡Uy, esto es casi pornografía, que emocionante, fijate la de cosas que se puden hacer, se lo voy a proponer a Jose María, jajaja no, que verguenza, a saber que cara me pone! Con lo cual, los jueves literarios han pasado de ser quedadas donde se destrozaba cualquier clásico a ser reuniones en las que disertan sobre lo modernas que son porque, fíjate, esto lo lee mi madre en su época ¡y le da algo!
Se acaban el café y nuestra supermama recoge a los niños del cole en su monovolumen y los lleva al dentista. Mientras ellos juegan en la sala de espera, ella saca su ejemplar forrado con papel de envolver para que nadie la juzgue mal. Por el rabillo del ojo vigila que nadie la esté mirando y reprime sonrisitas cuando el cápitulo empieza a subir de tono.

¿Alguien se ha dado cuenta de la doble moral? Algo falla. Pero bueno, pasemos al segundo perfil.

PERFIL 2

Niña
Soltera
20ypico años
Acaba de graduarse
Por lo general vive en casa de sus padres.

“Tiiia, juro que amo a Christian!”

Aunque acaba de salir de la universidad tiene un buen puesto de trabajo en algun grupo financiero o bufete de abogados. Es bien, trabaja como una mula, se gana un buen sueldo, se lo merece. Los findes sale con sus amigas a desmelenarse un poco, siempre dentro de lo politicamente correcto (aunque a ellas les parezcan que estan quemando Madrid).
Todo el grupo se está leyendo esta bazofia y estan encantadas. ¡Que hombre Christian! Que misterioso, que tierno pero a la vez que distante. Pero Anastasia es la mejor, se ha enamorado de un cabrón y va a conseguir cambiarle! Porque ella puede tia, porque ella somos todas!
Esta joven, por el contrario que nuestra supermama, no se averguenza de leer 50 sombras, porque ella si que es una mujer del siglo XXI y no tiene porque esconderse ni darle explicaciones a nadie ¡Mirad como me leo esta mierda, soy moderna!
Pero luego en la intimidad de su habitación, hecha un ovillo entre las sábanas, suspira por encontrar un hombre como Christian, se le ha olvidado lo de que Anastasia es la pera, y solo quiere sentir que la quieren y que le hacen daño a la vez. ¿Porque? ¿Porque de repente se vuelven pusilánimes? ¿Porque se escandalizarían al ver un maltrato por la tele pero luego desean con todas sus fuerzas un tio que las controle?

¿Otra vez la doble moral?

Me surgen preguntas. ¿Porque ambos perfiles ocultan lo que en realidad les atrae del libro? ¿Será que le mensaje que intenta transmitir la autora falla o que simplemente ninguno de los dos perfiles es lo suficientemente sinceras consigo mismas como para darse cuenta de que tanto la parte pornográfica como la parte “romántica” son pura mentira y que lo únnico que consigue es intensificar ese puñado de complejos y convencionalismos en los que han crecido?

Me he leido solo el primero y me parece suficiente. Se supone que las tias que se lo leen estan tan entusiasmadas porque se sienten identificadas con la historia. Vale, ahí reside la chicha de la literatura pero personalmente me siento mas identificada con Robinson Crusoe que con una tia blandita, sosina, “invisible para los demás”, que se cae una media de 3 veces por capitulo y vomita si se bebe una cerveza.

No, aún es peor. No me siento indentificada con una tia “invisible” para su propia pareja. Usea, Christian es un tio guai, poderoso, sexy y misterioso y basicamente los diálogos entre ellos se basan en:

“Soy guapo y mas inteligente que tu aunque tenga casi tu misma edad, yo se lo que te conviene y tu no, no te puedo dejar sola porque te harias daño porque eres idiota asique tengo que, literalmente, darte órdenes para que sepas ir por la vida con cierta dignidad. Además de todo eso, tengo un secreto super oscuro al cual no puedes acceder aun porque primero he de enamorarte para luego poder azotarte tranquilamente y como se que tu no piensas por ti misma y vas a esperar a que yo te diga cuando y como pues te jodes y te callas”

Entonces ¿dónde quedan ahi las supermamas y las chicas del siglo XXI? ¿Será que en el fondo este tipo de libros lo único que hacen es distraer? Distrae a esas madres aburridas, las transporta a un mundo donde su marido aún tiene pelo y donde aún comparten tórridas tardes del verano de recién casados. Y camufla la frustración de esas niñas, que aún sabiendose modernas y de su tiempo, en el fondo venderían su alma por poder cazar a un cabrón (un Chuck Bass por ejemplo) y transformarle. Saben que eso no va a pasar, pero se les suele olvidar.

Con lo cual, ¿que tenemos? Un puñado de cincuentonas reprimidas y más salidas que el pico de una mesa y otro puñado de veinteañeras confundidas y con un síndrome de estocolmo como una catedral de grande.

INTERVENCIÓN DE MAGIC N

Antes de nada tengo que aclarar que no me he leído el libro, está en mi lista de cosas que hacer, justo después de clavarme astillas en el pene. También tengo que aclarar que he dormido 4 horas, ayer me mamé con licor coreano de 5 libras y por una serie de circunstancias, en un par de horas tengo que ir a una discoteca a recoger mi carnet de identidad.

Ahora que nos hemos quitado eso de encima, pasemos a mi teoría personal sobre este libro:

Es muy típico en las tías el rollo de “oh es un cabrón pero puedo cambiarle!” ejemplificado por el éxito de Chuck Bass a pesar de ser un tío rechoncho, retorcido y amanerado. Esa obsesión de las adolescentes por cambiar me recordó a un artículo de VICE en el que se mofaban de la obsesión que tienen las películas para tinéiyers con el ‘makeover’ (lo de coger a la más fea del colegio, ponerla delante de un espejo, comprarle ropa nueva y que a la mañana siguiente sea la cachonda del curso). Mencionaban como esta actitud está provocada por una crisis de identidad y ese rollo adolescente de “oh nose quien soy, solo quiero encajar” y esa basura.

Ahora es donde entran mis divagaciones de alcohólico:

Esas adolescentes hormonadas y confusas, al igual que las supermamás hormonadas y confusas, están en una gran crisis de identidad. Nacieron y se criaron en una sociedad patriarcal (uséase, donde los hombres llevan los pantalones y son los que mandan) pero afortunadamente el mundo está cambiando y ahora en el siglo XXI, eso está dejando de ser tan así. Las mujeres se incorporan al trabajo, hay más igualdad y todas esas cosas. Lo malo es que ese cambio está confundiendo aun más a nuestras tinéiyers y supermamás. Ya no son carne de ama de casa con todas las responsabilidades delegadas en sus maridos, ahora tienen que salir ahí fuera y ganarse el pan. Ya no pueden ser supermamás, y tienen que buscarse una nueva imagen, un nuevo personaje. Por lo tanto tienen una crisis de identidad porque ya no saben que coño son, y libros chungos y machistas como 50 Sombras de Marrón las reconfortan porque les devuelven a ese sistema patriarcal de ser una mujer-objeto sin responsabilidades ni preocupaciones.

Y además salen tetas creo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s