Sugarman: La historia de un notas que no te esperas

sugar

Por RDO

A finales del año pasado, el que escribe, es decir yo, vivía en Dinamarca. Ahí las cosas culturetas llegan antes, los daneses tienen una necesidad innata de cultura. En uno de esos cines, donde ponen películas de autor, estrenaban Searching For Sugarman. Yo no sabía muy bien que mierdas era, me informé y me dije: “¡La puta! Esto hay que verlo”. No lo hice.

Una vez de vuelta en mi guarida, como me ha sobrado el tiempo, he visto el documental en cuestión. Y sinceramente me he quedado síberet. La historia es sencilla, narra el descubrimiento y el fracaso de un cantautor de finales de los sesenta en Detroit. Cuenta la historia de Sixto Rodriguez. Al principio parece un cuento, una mierda que seguro que es falsa, te empiezan a poner cancionacas y te cuentan que el notas que las escribió no tuvo ni una pizca de éxito, que vivía como un vagabundo por las calles abandonadas de Detroit y que nadie sabía realmente quién era. Te dicen que se quemó a lo bonzo al acabar un concierto que no tuvo mucho éxito. Ponen más cancionacas. Y entonces te hacen sentir como una mierda por no conocer al músico que se quemó encima de un escenario y componía como o mejor que Bob Dylan.

No solo eso, ya que resulta que tú escuchas al pavo este y piensas, esto es cojonudo. Si esto salió en 1970 debió ser un exitazo. Como te dicen que no, que a este tipo no lo conocía ni su productor, pues flipas y te sientes un poco mal, pero al mismo tiempo piensas: “estoy delante del documental sobre la segunda venida del salvador, Jesús de Nazaret, en forma de cantautor mexicano-asiático” y entonces te sientes mal, pero bien. Es decir que tu egoísmo intelectualoide en busca de un mesías saca en tí emociones de lo más turbias. Porque te emociona pensar que el notas se quemó o se suicidó tras un concierto y que encima nadie escuchó su música.

Aquí es donde entra Sudáfrica, uno de los pocos sitios donde Rodríguez tuvo éxito. Tuvo la pera de éxito. Esta parte del documental es la que creo que se exagera un poco, porque básicamente se dice que gracias a la música de Sixto, las juventudes blancas sudafricanas salieron a protestar contra el apartheid y demás. Cosa que te hace pensar, que igual, se han crecido un poco. Pero de todas formas el notas tuvo mucho éxito en esa parte del universo. No hablan tampoco de un tour que hizo por Australia. Pero eso es lo de menos.

Lo mejor del documental llega sobre la mitad del mismo, no os lo quiero joder, es una sorpresa. Es más. Si no habías oído hablar ni de Rodríguez ni de Searching For Sugarman y quieres ver el documental, por tu bien no vayas corriendo a mamá wikipedia a pedirle consejo, porque te joderá la película. En serio, cuanto menos sepas del tema, mejor. Yo no tenía ni guarra y la sorpresa es mucho más dulce. La sorpresa que te produce el documental, estad atentos a lo de “produce el documental”, es cojonuda. Una vez que la “sorpresa” está al aire, tu mierda cambia por completo. Pasas de pensar que Sixto era Jesucristo a pensar que era mucho mejor que eso, era listo. No quiero meterme más en el tema porque os jodería la sorpresa. Pero pasas de igualarlo a Bob Dylan, se te enciende una luz y entiendes que este notas era un genio y sabía lo que quería. Vamos que se la sudaba la pasta, las fans locas en busca de esencia de Rodríguez y toda la pesca (pasta). Me podría meter a contar más de su historia, pero joder si lo hago el documental se os haría más pesado. El caso es que tiene dos dijcos y un tercero sin terminar. Tiene un tema Only Good For Conversation que es cremoso cremoso, pero vamos todos son muy okey. No sus metáis en la wikipedia, es el demonio. Pero vamos que si lo analizas bien, todo lo que ha hecho este pavo parece estar pensado, el nombre de sus discos, sus canciones. Todo. Era un jodido artista.

Pues eso, que es un documental cojonudo. Sale este viernes 22 en los cines más selectos. Si quieres conocer una de las historias más finas de la música del siglo XX, has de ir. El jodido Sixto Rodríguez era un tipo de verdad. De verdad de la buena.

Disclaimer: no me han pagado por escribir esto, es puro fanatismo lo que me ha llevado a escribir esto. Así que en principio es verdadero.

Anuncios

Un comentario en “Sugarman: La historia de un notas que no te esperas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s