PLAYGROUND, SEGUNDO AVISO

Por MAGIC N

Una vez al trimestre realizo una breve incursión en PlayGround, para ver que trama el páramo cultural popular patrio.

La última vez que me metí salí horrorizado, y tras esta segunda incursión, no ha cambiado mucho.

Por seguir el hilo de mi última excreción sobre PlayGround, primero hablaré de un artículo sobre conciertos y luego de otro sobre Selena Gómez.

Empecemos por el titulado:

Salas de conciertos en España: fallan las constantes vitales

http://www.playgroundmag.net/musica/articulos-de-musica/columnas-musicales/salas-de-conciertos-en-espana-fallan-las-constantes-vitales

Una vez más, en él se habla del declive de las salas de conciertos, según la autora, en gran parte por culpa del IVA.

El artículo acaba con un párrafo bastante débil sobre cómo el gobierno esta imponiendo el IVA para restringir la música y esta gran frase que sigue a continuación:

Pero cuando el Gobierno aplica el ‘ivazo’ a la música en directo (…) están amasando una y otra vez la misma idea: control social

Dudo mucho que sabotear los conciertos de Lori Meyers para aplacar a los jóvenes e idealistas revolucionarios españoles esté en la agenda del Gobierno. De ningún gobierno. Jamás. Por el simple motivo de que les importa tres cojones. En nuestro país no hace falta ningún ‘control social’ por parte del gobierno, ya nos lo aplicamos nosotros mismos. Por eso somos todos iguales y “a mi nadie me dice lo que tengo que hacer” y “nadie es mejor que nadie, vale?”

No vaya a ser que a alguien se le ocurra volver a utilizarla [la música] como motor de sublevación.

Recordemos por un segundo que estamos en el 2013. Esto no es Estados Unidos, 1967. Esto es España, 2013. La música no ha sido ‘motor de sublevación’ en este país en la puta vida. Sí, existían canciones protesta en los 60 y 70, pero eran escuchadas por una minoría. No eran ningún ‘motor de sublevación’.

Mientras haya colas en las tiendas de Apple cada vez que sale un producto nuevo, me temo, PlayGround, que en este país no habrá ninguna “sublevación”. Por muchas canciones de Dorian que inciten a la rebelión.

Esta es la cola de la inauguración de la tienda Apple en Valencia. Una tienda cuyos productos cuestan una media de 543 euros

Asi que creo que en vez de echarle la culpa a ‘The Man’, habría que ser un poco más sinceros. No es que el gobierno quiera ‘controlarnos’ y evitar que la música sea un ‘motor’.

Todo esto tiene una explicación muy sencilla, que asoma en esta frase:

[al aplicar el IVA] La entrada de un concierto que antes costaba 20 euros, debería subir ahora a 23,30

“La entrada que antes costaba 20 euros”

Ahí tienes tu puto problema. Ni el IVA ni una conspiración judeomasónica-wikileaks para que llamemos a Rajoy “Gran Hermano”.

Las entradas en este país siempre han sido extraordinariamente caras.

Si las entradas hubiesen sido más baratas, las salas más pequeñas, ahora no habría salas enormes que necesitan ser llenadas por cientos de personas para ‘producir beneficio’. Encima con la hostia del IVA, la opción de bajar el precio de las entradas es inviable porque ya es demasiado tarde. Has construido un negocio sobre unos precios excesivos y ahora te han pegado el golpe y te vas a hundir.

Por mucho asco que me dan los refranes y las frases hechas, me temo que este es un caso claro de “la avaricia rompe el saco”.

Haz una sala más pequeña, cobra más barato. No construyas un negocio basado en 1000 entradas a 20 euros, porque en cuanto vengan tiempos ligeramente duros, todo se irá a la mierda.

La cosa es que desde un punto de vista financiero/económico/capitalista, tiene sentido lo de las 1000 entradas a 20 euros. Es arriesgado, pero los beneficios pueden ser enormes. En eso consiste nuestra economía. Cuanto mayor es el riesgo, mayor es el beneficio.

Que hagan eso bancos o negocios me parece perfectamente lícito, al fin y al cabo es a lo que se dedican, a ganar dinero.

Pero no tolero que haga lo mismo cualquier tipo de ‘negocio’ relacionado con la cultura.

La cultura no debería ser un negocio en el que ‘maximizar beneficios’. No soy imbécil, obviamente tienen que ganar dinero, pero no se debería llevar hasta el extremo de sacar lo máximo posible.

La cultura es parte de nuestra educación, y la educación es una obligación, no un bien de consumo.

El objetivo es educar a la gente, no hacerse rico a su costa.

Pasando a otro tema: Selena Gómez

selena-gomez-Spring-Breakers-2012-selena-gomez-32092913-2000-2668

PlayGround se describen de esta manera:

Un espacio actualizado diariamente, basado en una idea de periodismo de calidad, profundo y reflexivo, atento al momento, que de este modo pueda servir de lugar de encuentro de ideas, pistas y reflexiones al servicio de una audiencia interesada en seguir el curso de los acontecimientos culturales -y aún más allá: también el espíritu de los tiempos- y sus coordenadas futuras

Hasta ahí todo correcto no? Es una página cultural, que mira al futuro, profunda, reflexiva y atenta al momento.

Pasemos a su último artículo:

Ovejas descarriadas: historias nada ejemplares de ídolos infantiles seducidos por el sexo, la droga y otras malas costumbres

http://www.playgroundmag.net/musica/articulos-de-musica/columnas-musicales/ovejas-descarriadas-historias-nada-ejemplares-de-idolos-infantiles-seducidos-por-el-sexo-la-droga-y-otras-malas-costumbres

A pesar de todo lo de la descripción de como son una revista moderna, se marcan este párrafo sin ningún pudor:

Selena Gomez, estrella del Club Disney, se pasea en bikini en “Spring Breakers”, la nueva película de Harmony Korine, y se suma a la larga lista de estrellas teen abducidas por la mala vida

Selena Gómez se pasea en bikini y por lo tanto es abducida por la ‘mala vida’.

Creo que le voy a comprar un burka a mi hermana la próxima vez que vayamos a la playa.

Spring Breakers: versión aprobada por PlayGround

Pero como hacen periodismo “profundo, reflexivo y de calidad”, van un poco más allá y dan un par de motivos de por qué Selena Gómez se está yendo a ‘la mala vida’:

Selena Gomez, protagonista en “Spring Breakers”, la nueva película de Harmony Korinne [Korine*], parece estar poniendo rumbo hacia la mala vida: erotismo salvaje, fiestas con raperso [raperos*]…

La ‘mala vida’ consiste en ‘erotismo salvaje’ (es decir, ir en bikini y… bailar rodeada de hombres? Menuda puta!) y en ‘fiestas con raperos’ (con negros?! Hijo, tráeme mi escopeta!)

PlayGround decide invocar su bola de cristal para pronosticar el futuro de Selena Gómez:

Selena podría ser la última en engordar una larga lista de jóvenes que han pagado caro los excesos de su temprana fama y han pasado de niños ejemplares a algo a medio camino entre el yonqui, la ninfómana y el homeless

Selena, por haber hecho Spring Breakers (donde sale con negros y va en bikini) podría convertirse en yonqui, ninfómana y homeless.

Asi que ya sabéis niñas, no salgáis de la iglesia o seréis unas putas!

Creo que es momento de recordar que Spring Breakers es una película. PlayGround, tranquilos, es ficción.

Selena Gómez es actriz. Cobra dinero por fingir que es una persona inventada. Las escenas con raperos y bikinis no son reales. Esa no es Selena, es una película. Todo saldrá bien.

Si hubiese leído esto en un folleto de la mezquita que hay a 100m de mi casa no me habría sorprendido. Me habría dado igual.

Pero cuando leo esto en un sitio que es un “lugar de encuentro de ideas (…) al servicio de una audiencia interesada en (…) los acontecimientos culturales -y aún más allá: también el espíritu de los tiempos- y sus coordenadas futuras”, me dan ganas de pegarme un tiro.

Si mi abuela tuviese una opinión de Selena Gómez, sería exactamente esta.

“Alto ahí Selena!”

Quizá todo eso que se mencionaba en el primer artículo de “control social” sea real. El problema es que no es una idea del ‘gobierno tiiiio’, sino que hasta la propia ‘vanguardia cultural’ como PlayGround promueve y ratifica valores realmente rancios y arcaicos.

Había dos formas de enfocar la actuación de Selena Gómez y Vanessa Hudgens en Spring Breakers:

Una era la realmente relevante y contemporánea: dos estrellas de Disney han hecho una película ‘independiente’. Podrías hablar sobre otras estrellas de Disney que se han salido del circuito del mainstream Hollywoodense para hacer proyectos más arriesgados, celebrar que Selena Gómez y Vanessa Hudgens no son solo dos maniquíes fabricados en el laboratorio de Walt (juro que ese doble sentido ha sido accidental), sino que son mujeres independientes que se atreven a arriesgar su cómodo futuro como ‘estrella Disney‘ por hacer una película de un tío que ha sido aplaudido por gente como Werner Herzog y repudiado por la taquilla popular.

Este era el 'laboratorio de Walt' al que me refería
Este era el ‘laboratorio de Walt’ al que me refería

Incluso creo que a priori, si yo tuviese una publicación cultural interesada en “el espíritu de los tiempos y sus coordenadas futuras”, esta peli podría dar pie a una exploración sobre cómo se están difuminando los límites entre ‘el mainstream’ y lo alternativo, en este caso con una banda sonora compuesta por canciones de Skrillex (muy famoso) y SebastiAn (poco famoso) y unas actrices de Disney en una producción independiente. O mencionar el hecho de que últimamente el concepto de ‘venderse’ para deslegitimar a artistas que ‘se pasan’ al mainstream empieza a ser algo completamente anticuado y caduco, como señaló Ryan Hemsworth en una entrevista hace un mes.

Pero luego está la otra vía. El enfoque morboso, rancio y tradicional. Salen chicas en bikini: qué otras estrellas ahora son putas por dejar de ser de Disney? Escribamos sobre eso! Son dos actrices que se han salido de su papel tradicional, vamos a compararlas con otras actrices y actores que han fracasado, así aprenderán que lo único que te espera fuera de tu papel habitual es el fracaso.

Asi que esa es la moraleja, no te salgas de tu sitio. Selena y Vanessa lo han hecho y ahora están camino de ser unas ninfómanas yonquis sin techo. Igual que todos los que hicieron lo mismo antes que ellas.

“Control social”.

Cada vez que me meto en PlayGround recuerdo una anécdota que me contó mi padre sobre Pío Caro Baroja (sobrino del escritor Pío Baroja)

Pío Caro Baroja emigró a México al acabar la carrera y estuvo viviendo allí muchos años. Volvió a España hacia los años 80, cuando la ministra de cultura española era una mujer llamada Soledad Becerril.

Al tiempo de llegar le preguntaron a Baroja:

– Qué opina usted del estado actual de la cultura en España?

– Creo que el nombre de la ministra lo dice todo.

Anuncios

Un comentario en “PLAYGROUND, SEGUNDO AVISO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s