TRANCE ES BASTANTE MEH

Por MAGIC N

Hace poco fui a ver ‘Trance‘, la nueva película de Danny Boyle, un tío al que me encantaría partirle la cara pero no se muy bien por qué.

“eeeiii…”

La peñícula versa sobre James MacAvoy, un pavo con deudas que decide unirse a unos ladrones para robar un cuadro y poder saldar sus problemillas con el juego. Durante el robo sufre un golpe en la cabeza y es incapaz de recordar que hizo con el cuadro. Vincent Cassel, líder de los chorizos, decide llevarle a la consulta de una psiquiatra para que a través de la hipnosis, consiga recordar que hizo con la puñetera pintura.

Empecemos por lo que mola: Es bonica y hay varios planos/colores estéticamente molones. Me pagaron la entrada. Comí palomitas. Me entretuve.

Pasemos a lo que no mola:

Danny Boyle se ha metido en todo este rollo Christopher Nolan-il de introducir torceduras de culo cada 15 minutos, en plan “wowow y todo esto no era así, es justo lo contrario!”. El problema es que por muchos ‘giros’ que incluyas, si la historia de la que partes es una puta mierda, puedes trastocarmelo todo que… sigue siendo bastante meh.

Es esta moda de mierda que pretende ser inteligente porque hay giros pero que en realidad es un esfuerzo para enmascarar las debilidades del argumento. Algunas películas usan efectos especiales y explosiones para cubrir sus guiones de discapacitado mental, otras deciden darle un giro y plantarte una caca… pero desde el ángulo contrario! Es una especie de ‘inteligencia’ de medio pelo, conceptos ‘difíciles’ para todos los públicos.

“Joder que movida. Veis nuestras caras? Estamos pensando. #pensar. Movida muy tocha”

Dejemos de engañarnos o engañar a los demás, esto es algo que cuela si tu público se gasta 10 euros en ir a ver Iron Man 3. En ese tipo de público tendrás las espaldas cubiertas y te harás millonario, porque es probable que desconozcan que todos tus trucos son una imitación fallida del Gabinete del Doctor Caligari, una peñícula de cuando todavía no existía la luz eléctrica en España.

Además incluye un final patrocinado por Apple y toda la película está plagada de ‘gadgets’ y ‘tabletas’ y muebles de diseño, como una especie de catálogo rancio para matrimonios de clase media que discutirán la película en algún tipo de cena de mierda con sus amigos, destacando la iluminación, el guión y el mobiliario, derivando la conversación en la renovación del salón o del baño de invitados a partir de esta película tan interesante que vimos el otro día del tipo de ‘Trainspotting‘.

Por lo tanto, si vas a ver Trance esperando ver algo inteligente o mínimamente trascendental, déjalo. Si quieres ver colorines y una especie de Tumblr de diseño de interiores en pantalla, ataca. Si quieres ver a Rosario Dawson completamente en pelotas  por motivos no muy convincentes salvo que tiene tetas, también ataca.

Sobretodo, con lo puñeteramente caro que es el cine hoy en día, lo más importante es preguntarse “merece la pena pagar 9 euros por algo que olvidaré en el coche a casa y que podría ver gratis en la tele?”

Con Trance no merece la pena.

Anuncios

Un comentario en “TRANCE ES BASTANTE MEH

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s