AYER FUE LA [X] EDICIÓN DE LOS GOYA

stock-vector-film-awards-126150470

Ayer fueron los Goya y como a nadie en España le gusta su trabajo, he decidido haceros este resumen de la gala con trozos de ediciones viejas. He seleccionado párrafos de las crónicas de EL PAÍS de los últimos años para crearos esta chuleta universal que os servirá todos los años, porque si hay algo que no cambia nunca son los Goya (bueno y el 99% de la cultura popular española pero eso es otro tema)

Al lío:

stock-photo--d-render-cinema-stage-sound-system-spectacular-lighting-upholstered-in-red-fabric-153289385

Los Goya de la tormenta (la de lluvia y la otra) arrancaron con una fastuosa exhibición de [PRESENTADOR/A], que se sacó de la chistera mil y una coñas brillantes, empezando por ese hilarante y surrealista cortometraje que mezclaba imágenes de algunas de las películas nominadas ayer con su propio show. “Esto ha sido una descarga legal”, dijo [PRESENTADOR/A] entre las risotadas del patio de butacas.

Una gala que llegaba después de largos meses de árida polémica política sobre el futuro del cine español y sus películas pero que, como era de esperar -y de manos de [PRESENTADOR/A]- sirvió para limar asperezas y entretenerse con los espejismos y las realidades de las rutilantes estrellas nacionales. Había que divertir y divertirse. Y lo lograron.

La [X]ª gala de entrega de los premios Goya, en la que [PELICULA] ha conseguido 10 de los galardones a los que optaba -entre ellos, mejor película- ha estado marcada por las duras críticas al Gobierno debido a la subida del IVA y los recortes a la cultura. [PERSONA], ha dado uno de los discursos más revindicativos de la noche, en el que ha defendido la sanidad y educación pública.

stock-photo-red-event-carpet-isolated-on-a-grey-background-118462846

Si como afirmaba uno de los sketches de [PERSONA/S GRACIOSA/S DE TV] que se proyectó durante la gala, [X] es quien decide los Goya, en su [X]ª edición apostaron por la provocación.

En total, una decena de goyas en una gala elegantemente reivindicativa. Hubo pegatinas, hubo morcillas en los discursos, hubo valentía en las palabras de [PERSONA], hubo dolor, rabia y sabiduría en las palabras de [PERSONA #2], hubo un discurso de [PERSONA #3] basado en los diálogos de [PELICULA], de [DIRECTOR EXTRANJERO Y FAMOSO], sobre cómo se roba a los pobres para dárselo a los ricos.

[PERSONA] proclamó su discurso con esa rotundidad, energía, gracia e inteligencia que le permiten decir sin que nadie se despeine que el cine español tiene capacidad de lucha para “competir con el de Hollywood”. Habló de trabajadores en paro, de familias, de egos, de miserias, de dinero y de talento y de sueños. “¡Fuerza y honor!”. Sólo [PERSONA] podía despedirse de esa manera.

stock-photo-famous-woman-posing-in-front-of-paparazzi-48407665

[PERSONA] puso el acento en los 3.000 millones de euros perdidos por la piratería en un año bueno en taquilla para el cine español, por lo que podría haber sido mejor: “O terminamos con el expolio o él terminará con la cultura”. Y finalizó: “El cine es de sus creadores y de la sociedad a la que va dirigido. Ha de ser una cuestión de Estado. El cine español no pertenece, ni puede pertenecer, ni pertenecerá a ningún partido político. No es de los de la ceja, ni de los del bigote, ni los de la barba, ni de los de ningún otro apéndice capilar, el cine nos pertenece a todos, es un derecho de los ciudadanos, y como cultura no es un complemento: es parte esencial de la vida”. Acabó con un pensamiento de [FAMOSO MUERTO]: “Solo el que sabe es libre. Y más libre el que más sabe. Solo la cultura da libertad. No proclaméis la libertad de volar, sino dad alas. No la de pensar, sino dad pensamiento. La libertad que hay que dar al pueblo”. Esas frases resumen el espíritu de la gala, en la que se mencionó más veces la palabra cultura que el término cine.

El mismo mensaje repitieron el realizador novel y el veterano: “He hecho una película honesta y trabajada desde el corazón”. Para [PERSONA], un homenaje a su gente de barrio; para [PERSONA #2], un recordatorio a [FAMILIAR/AMIGO], que le inspiró.

Le siguió, en el mismo apartado, [PERSONA #2] que con su vibrante discurso (a sus padres, a sus maestros, a sus amigos…) hizo saltar las lágrimas al patio de butacas.

stock-photo-a-d-illustration-of-red-carpet-path-to-the-success-light-123380533

A [PERSONA] la inspiración le llegó desde otro luchador, [FAMOSO #1]

[PERSONA] recordó lo fundamental que es para una industria que haya “películas grandes, medianas y pequeñas”.

[PERSONA], que antes de irse al aeropuerto para llegar a tiempo al almuerzo de los candidatos a los Oscar hoy en Los Ángeles, aseguró con el Goya a [CATEGORÍA] por [PELÍCULA] en la mano: “¿Uno u otro? ¿Por qué tengo que elegir? Quiero los dos”

[PERSONA] dio un discurso de unidad. “Puede parecer que llegamos a este día separados, pero eso es el resultado de la lucha de cada uno por sus convicciones, porque todos estamos en lo mismo, que es la defensa del cine… yo felicito a todos por caminar juntos en la divergencia”, dijo en un tono grave.

Acto seguido llegó el numerito musical de la noche, que versó sobre las indisimuladas ganas que todo actor tiene de ganar un Goya.

stock-photo-woman-in-red-dress-posing-in-front-of-paparazzi-96634372

Hubo un recuerdo para el Dios del celuloide español.

El Goya de Honor a [PERSONA MAYOR] sirvió para despertar nostalgias y emociones dormidas y para escuchar la hermosa dedicatoria que le hicieron desde el escenario sus hijos. Un Goya de Honor al que le sobró verdad (bastaba el rostro de [PERSONA] para entenderlo) y que se sumó al escalofriante ovación cerrada que se llevó el recuerdo a [MUERTO #1] y [MUERTO #2], dos ausentes en un cine que ayer celebró toda la vida que le queda por delante.

Entre dedicatorias a los pueblos de los ganadores, taconazos por las escaleras del escenario, y mensajes de [PRESENTADOR/A] ante las posibles críticas a su labor, el patio de butacas, disfrutó del espectáculo.

[PRESENTADOR/A], también combativo/a, llevó con gracia —perspicaz el vídeo inicial basado en [PELICULA ESPAÑOLA]— la conducción de unos premios que [PERSONA], a las tres horas y doce minutos de gala, remató con un “¡Viva el cine libre!”.

Puntos bonus por adivinar de qué años son estos párrafos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s