LAS ‘POP-UPS’ APESTAN

madrid-in-love-pop-up-store

Por MAGIC N

Las ‘pop-ups’ son esa plaga satánica que ha invadido nuestro adorable país de funcionarios y analfabetos funcionales.

Las ‘pop-ups’ siempre estan envueltas en un halo de #buenrrollito, de relajación, de cercanía; una #experiencia completamente distinta, #alternativa, al consumo de masas, a las corporaciones impersonales.

Una pop-up no es un mall donde ir a comprar durante unas horas y lidiar con robóticas dependientas uniformadas de Bershka: una ‘pop-up’ es una casita acogedora y #cuqui donde mantener una conversación con unas cuantas amas de casas puestas hasta las cejas de calmantes y comprar algún tipo de mierdecilla innecesaria por un precio desproporcionado.

El capitalismo que practican las pop-ups es, en teoría, #diferente; son sitios en los que se compra “humanamente” o de forma “responsable“.

Madrid-in-Love_Pop-Up-Store_W2013_12
Rellena los hashtags: #_______ #________ #______

Frente a la vorágine consumista en la que está sumida nuestra sociedad, las pop-ups ofrecen una cara amable, humana, con los productos expuestos de forma desenfadada, contraria al orden mecánico de las grandes empresas; son eventos puntuales e irrepetibles, son una #experiencia, son distintas.

Bien, todo esto es una gorda y fétida mentira. Las pop-ups son más de lo mismo, o incluso peor porque se esconden bajo toda esa bazofia.

Para empezar, que jodido concepto de tiempo maneja la banda de las pop-ups?

Es decir, son ‘tiendas efímeras’ que se suceden una tras otra, constantemente. Es una ‘novedad’ perpetua, que se repite varias veces al año. Para que tu empresa de ‘pop-ups’ pueda sobrevivir, vas a tener que estar creando tiendas ‘efímeras’ todo el rato. Una de las características del capitalismo es su afán por el presente perpetuo, por que las cosas no cambien nunca y por vivir en un sitio donde los objetos aparezcan por arte de magia cual restaurante de McDonalds.

Por lo tanto, las pop-ups, al ceñirse a este sistema, inevitablemente se están ciñendo a esta idea perpetua y constante del tiempo, en la cual… es imposible que exista la ‘novedad’ o lo ‘efímero’. Van a estar ahí todo el tiempo, si no quieren quebrar.

Fue en 2009 cuando creamos nuestra primera pop-up, emocionados por introducir un nuevo concepto de tienda efímera

Madrid in Love, una tienda ‘efímera’ que tiene ya 5 años

Por lo tanto, basta de vender esa idea de la ‘tienda efímera’. Las tiendas normales renuevan su catálogo cada temporada, eso no las convertiría tambien en ‘efímeras’? Pero, llamar a las pop ups “efimeras” sirve para el siguiente paso en su plan: convertir las compras en una #experiencia.

madrid-in-love-pop-up-store-gurmetillo
“TENÍAS QUE HABER ESTADO AHÍ! Podemos parecer pobres pero no lo somos lol”

Esto de unir la palabra ‘experiencia’ a comprar es algo que me da un poco de grima. Desde los anuncios de #cervecita con los #colegas hasta las pop-ups, se expande como la peste esta especie de comodificación de la experiencia: todas las actividades vitales pueden ser sustituidas por una copia de plástico que puedes/debes comprar.

Como por ejemplo, aquel anuncio horrible de KAS del que hablé el año pasado, en el que una “lista de cosas que hacer antes de los 30” se resumía en una serie de objetos de atrezzo de una peli de Wes Anderson.

Nos emocionamos con un espejo con historia, la madera, los kilim de flores, un amanecer en la ciudad, imaginar un viaje en carretera a ninguna parte, las zapatillas muy caminadas, el color blanco, las flores y la sencillez de las cosas bellas.

– lista de experiencias que puedes comprar en las pop-ups de ‘Madrid in Love

Pero para disfrazar este acto deprimente, la compra de falsas experiencias se tiene que camuflar con un decorado distinto al habitual. En vez de tener lugar en un sitio rollo Carrefour, McDonalds, cualquier sitio de consumo habitual, las ‘pop-ups’ se apropian de  la estética contraria a estos lugares, en su esfuerzo por desvincularse de las grandes empresas.

madrid-in-love-pop-up-store
“lol no somos pobres lolol”

Asi que a menudo estas pop-ups están decoradas en un rollo ‘fábrica abandonada’, con un desorden calculado, sofás de aquí y de allá, bombillas expuestas, ladrillo descubierto, en una apropiación y (ojo, palabra inventada) #trendy-ficación de la estética anarquista de las casas okupas, donde el desorden, donde los sofás desparejados existen por necesidad, no por decoración.

Esta vez nos hemos instalado en el corazón de uno de los barrios más acogedores de Madrid, en un hermoso edificio de tres plantas.

– The Hovse, “instalándose”, “okupando”, quien sabe

Pop+up+Madrid+in+Love+diciembre+2012

De un pequeño local en la calle Velázquez nos fuimos a un precioso y noble edificio de la misma calle, hasta que un buen día descubrimos la antigua fábrica de carruajes de los Hermanos Lamarca, una belleza escondida en la calle Fernando VI. Tras tres ediciones aquí decidimos que había que seguir buscando nuevas localizaciones, y encontramos un garaje industrial semi abandonado en el barrio de Salamanca.

– Madrid in Love, también nómadas okupas

Puede parecer un engaño un poco pobre, o quizá no lo suficientemente hábil como para distraer a la mayoría, asi que las pop-ups cementan todo esto con dos conceptos de los que los católicos somos muy fans: culpa y perdón.

Todos sabemos que el mundo es una mierda, que en África la gente muere de hambre, que nosotros tenemos tanto y ellos tan poco; es inevitable tener conciencia y a menudo amenaza con inteponerse entre nosotros y nuestras compras y regalos. Si al menos hubiese una forma de comprar sin sentirse mal…

Screen-Shot-2012-03-07-at-9.12.43-PM

Sí! Consumo “humano“! Consumo “responsable“!

Si vas a hacer tus compras navideñas al Corte Inglés, sí, siéntete mal jodido cerdo, consumista desenfrenado, oveja del sistema. Pero si vienes a mi pop-up, YO TE PERDONO, te ofrezco “un circuito alternativo a la feroz histeria navideña, hacer de esta experiencia lo que debe ser: un paseo pacífico, indulgente y distendido”; te ofrezco “un escenario en el que el público asistente pueda conocer la moda desde otro punto de vista: implicándose en los procesos de creación y comprometiéndose con un consumo responsable.”

Consumir, las cosas por su nombre, humanamente

The Hovse

Me gusta esa frase porque resume mi teoría: “consumir” tiene como algo sucio, tiene cierto elemento de culpa que hay que señalar (“por su nombre”), pero no temas, en esta misma frase te añado una palabra bonita al final para que ahora “consumir” te parezca “humano”.

“skrillax hermano, te tengo”

Asi que las pop-ups te permiten seguir siendo una bellísima persona porque, como dijo Slavoj Zizek (un anciano oloroso que a menudo orina fuera), tu solidaridad con los pobres viene incluida en el precio.

Las pop-ups harán todo el trabajo solidario por ti, tu solo tienes que estar ahí como consumidor:

Para que tu dinero, hablando en plata, vaya donde merece la pena

– The Hovse

No tienes que hacer nada, con seguir comprando basta. Gracias.

Pop-ups, basta de esta farsa.

Anuncios

2 comentarios en “LAS ‘POP-UPS’ APESTAN

  1. “Pop-Ups” en lugar de tiendas de barrio, “meetings” en lugar de reuniones, “call conference” por conferencia telefónica, “handmade” para decir “hágaselo usted mism@” y gilipollez absoluta en lugar de sentido común.

    Hasta las narices de “buenrrollitos”, neo-tod@s que compran el disfraz y olvidan la ideologia y esa estúpida alegria con la que se abraza el imperialismo cultural anglosajón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s