LA PLAYA vs. INTO THE WILD

En 1996 se publicaron dos libros: “La Playa” de Alex Garland y “Hacia Rutas Salvajes” de Jon Krakauer. “La Playa” se hizo peñículo con el mierda de Danny Boyle y Leonardo DiCaprio en el 2000 mientras que “Hacia Rutas Salvajes” tuvo que esperar más de una década hasta que Sean Penn lo pasase a carrete en 2007.

Las dos películas tratan algo parecido: un universitario blanco occidental decide abandonar la seguridad del suburbio en busca de aventura/acción/peligro o para buscarse a sí mismo, tío. La chicha está en que aunque ambas películas tienen el mismo objetivo, lo resuelven de formas completamente contrarias.

Ambas películas son historias (post)adolescentes dirigidas a un público de esa edad, por lo que viendo diferencias entre estos dos flins, podremos ver algunas diferencias entre dos generaciones.

La Playa es la historia de Leonardo DiCaprio, de gap-yah por Tailandia, buscando una playa utópica donde una banda bizarra vive en amor y armonía. La película básicamente trata sobre la vida en sociedad, sobre cómo conseguir vivir con otros seres humanos sin matarse. La Playa es una búsqueda de armonía social, de entendimiento entre personas: durante dos horas expone e intenta resolver los conflictos que surgen al vivir en sociedad.

Obviamente como es una peñícula, esto no sale del todo bien. Los de la comuna resultan ser unos psicópatas y la banda se vuelve cray cray, pero a pesar de todo, cuando Lionardo checkea su cuenta Yahoo en un cibercafé dosmilero, reflexiona sobre su experiencia en la comunidad esa y concluye que:

I still believe in paradise. But now at least I’ll know it’s not some place you can look for because it’s not where you go, it’s how you feel for a moment in your life when you’re a part of something.

Es decir, su existencia queda inextricblemente ligada al grupo, a la comunidad, a la manada.

De hecho, va más allá de esa frase. DiCaprio dura solo como dos escenas, antes de decidir unirse a una pareja francesa en busca de la playa. Durante el camino se encuentra con otro grupo de americanos y finalmente con la comunidad mitológica de la playa. A lo largo de su travesía, el protagonista evita estar solo a toda costa (primero se une a la pareja y luego quiere pillarse a la francesa) y únicamente se encuentra con otros grupos, nunca con individuos.

Pero hay una excepción a esto último: al principio se encuentra con Robert Carlyle, el único individuo con el que se cruza y que por lo tanto, esta loco como como una cabra.

En un momento dado, DiCaprio es desterrado a vivir solo durante unos días alejado del grupo. Como Rober Carlyle, también se vuelve loco.

En La Playa: soledad = loco peligroso, vivir en grupo = armonía chachi.

Avancemos 7 años hasta el 2007. Aunque siete años pueden parecer pocos, en ese tiempo apareció MySpace, Facebook, Twitter, los iPhones, el eMule, etc. La sociedad occidental cambió bastante en esos 7 años.

Y en esta nueva situación, “Hacia Rutas Salvajes” se hizo peñícula.

Into The Wild parte más o menos de la misma base: un estudiante americano de clase media decide salir de su vida rutinaria en el suburbio para emprender una aventura en un lugar salvaje. A partir de ahí, empiezan las diferencias.

Emile Hirsch (el prota) empieza su viaje en gran parte motivado por su vida de mierda en familia. Sus padres se pelean constantemente y la vida ‘en grupo’ es un jodido fracaso, asi que el viejo Emile decide huir buscando específicamente la soledad.

A lo largo del camino, como DiCaprio, Emile se encuentra con gente, pero la diferencia es que en Into The Wild se encuentra con individuos. Se encuentra con una pareja de hippies separados que acaban uniéndose justo cuando Emile se va, se encuentra con Kirsten Stewart que parece vivir sola (nunca salen sus padres), luego se hace colega de Vince Vaugh haciendo de granjero, y finalmente, con un anciano cuya familia esta muerta.

En Into The Wild, el protagonista huye constantemente de lo que busca La Playa: el grupo, la comunidad.

Leonardo DiCaprio se siente realizado viviendo en grupo, Emile Hirsch desea por todos los medios vivir solo.

El libro de “La Playa” fue descrito por Nick Horby como “El Señor de Las Moscas de la Generación X” y creo que refleja bastante algunas características de esa generación (según wikipedia: los nacidos entre 1970s-1980s).

Es decir, aun acarrea un poco del trauma de la Segunda Guerra Mundial que tanto afectó a la banda en los 60 y 70. Como todos sabemos por los disfraces de Halloween, los 60/70 fueron los años del “paz y amor” y los hippies y todo ese rollo pacifista. En los 90s eso tuvo cierto revival porque a la banda siempre le gusta mitificar su infancia.

tumblr_lwdcm8mqFf1qb82q8o1_500

Asi que en ese contexto tiene sentido La Playa. Una película que sigue en la onda post-1945 de “entendámonos entre todos, hagamos unas Naciones Unidas, hablemos las cosas, lets skrillax yall“. Es una película que hereda la pregunta que dejó la Segunda Guerra Mundial:

Como hacemos para vivir juntos sin matarnos.

Asi que La Playa se afana en resolver ese conflicto, reflejando la inquietud de esa generación.

Pero para el 2007, las cosas han cambiado. Los adolescentes que vieron La Playa ya son adultos cuando llega Into The Wild; es para otra generación.

En Into The Wild no hay ningún interés por la vida en comunidad, eso es cosa del pasado.

Las redes sociales venden el mensaje de que “ayudan a comunicar a las personas” y a establecer #conversaciones y en general a crear #entendimiento entre personas distintas. Gracias a ese discurso han conseguido volverse tan populares, porque es un mensaje que no aliena a los padres y es capaz de atraer a los jóvenes.

Pero todo este mensaje de “las redes sociales nos harán más parecidos y tendremos más cosas en común y nos entenderemos mejor” es mentira.

tumblr_n3jnt6sc0u1qkd8xuo1_1280

No existen dos Facebooks iguales, son experiencias completamente personalizadas hasta el más mínimo detalle. No son una ventana al mundo sino una proyección de los intereses personales y particulares de cada miembro. Facebook no colectiviza a la sociedad en un grupo, sino que fomenta el individualismo gracias a esa “experiencia personalizada” que te sitúa en el centro. Todos los anuncios que ves, las páginas que te aparecen, las publicaciones de tus amigos, están modificadas para tu gusto y el de nadie más.

Somos la primera generación con cámaras que nos apuntan a nuestra propia cara, la primera generación donde cualquiera tiene ‘seguidores’ y ‘biografía’.

Lo último que nos interesa es un viaje hacia una utopía donde vivir en comuna; lo que nos atrae es irnos solos a mitad de ninguna parte y demostrarnos nuestra valía a nosotros mismos.

Porque a la única persona a la que no podemos engañar con un filtro de instagram o con unos retoques en photoshop o con un estatus ingenioso, es a nosotros mismos.

Asi que en ese contexto es en el que se puede hacer una película com Into The Wild. Una película que glamouriza la soledad, la experiencia individual, que mitifica la huida del grupo en busca de uno mismo. El problema ya no es entenderse con los demás, ni ‘formar parte’, sino intentar resolver los conflictos que conlleva nuestra individualidad.

bueno quizá hay más cosas que resolver
bueno quizá hay más cosas que resolver
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s