ASI SON LOS PADRES DEL SIGLO XXI: ESTÚPIDOS

El dominical de El Mundo ha sacado un artículo titulado “Así Son Los Padres del siglo XXI: Consolas, Bares y Zapatillas

Creo que la vergüenza ajena y la referencia accidental a el Canto del Loco se ven solas, asi que no os voy a aburrir con un repaso minucioso de todo lo que apesta en este texto.

Este artículo, por primera vez, me ha preocupado más de lo que me ha enfadado. Me ha parecido profundamente triste porque demuestra que el ‘treintañero cool’, aparte de ser un cáncer, ignora perfectamente el mundo que le rodea.

¿Soy el único tipo de 38 años que sigue viviendo como a los 18? No. En absoluto. Somos legión. Una legión de niños grandes que está cambiando la sociedad

 

cooldad

Obviamente ahí está la primera pista. Hablar así de uno mismo puede parecerle gracioso o sincero a algún tipo de lector (si eres ese tipo de persona, fuera de aquí infiel), pero ignora el grave problema que nos pone delante: yo tengo 23 y cuando leo las cosas que escribía a los 18 me doy cuenta de que era menos inteligente y sabía menos de lo que se ahora.

Si a los 38 sigo ‘viviendo’ como a los 18, necesito que el Estado me pase una pensión y me declare mentalmente incapaz de servirme por mí mismo.

Un ‘niño grande’ no es un personaje de comedia romántica, es un gravísimo problema.

Lo bueno es que al estar escrito por un imbécil inmaduro que sufre gigantismo, el grave problema aparece en el propio artículo:

Vicente Pizcueta, portavoz de la asociación de locales de ocio de Noche Madrid (…) añade: «Los veinteañeros salen menos que los de los 90. Hoy lo hacen de media dos noches al mes, mientras que para nosotros lo normal era salir ocho. Para ellos ya no es tan vital ir a los bares, ahora tienen Facebook para socializarse». Se confirma: seguimos saliendo los mismos.

bckhnd

Solo un ‘niño adulto’ que lee Harry Potter a los 38 años y ve películas de superhéroes es incapaz de ver el problema de esa frase:

Los veinteañeros no vamos menos a los bares porque tengamos Facebook. Que gilipollez es esa? Vamos menos a los bares porque la mayoría no tenemos trabajo ni dinero para mamarnos a 10 euros la copa. Porque no somos gordinflones pasados de onda que se cansan cuando juegan con sus hijos, nosotros todavía estamos en forma y necesitaríamos al menos 50 euros para emborracharnos.

Tampoco se le pasa por la cabeza a los minusválidos que escriben este artículo que nadie quiere ir a un bar si está lleno de treintañeros con brackets que juegan al Call of Duty y no les gusta bailar. Obviamente, jamás vas a ver gente joven en uno de tus bares.

27803

Como ya escribía Barthes hace medio jodido siglo (treintañeros cool: Barthes era un señor mayor que publicaba libros sin dibujos), el niño-adulto se encierra en su pequeña burbuja burguesa, rodeado de comodidades y a salvo de la tormenta que se desata fuera. Ignora por completo el mundo real y se refugia en su ignorancia.

Este tipo igual. En los últimos párrafos menciona como han subido los precios de los bares, como han gentrificado los barrios para “adaptar el entorno a nosotros” pero sigue siendo incapaz de verse como el culpable de que los jóvenes salgamos menos. Como a un niño, le cuesta conectar eventos y no es capaz de ver la relación entre una cosa y otra.

Porque somos inmaduros, pero lo sabemos. Y nos gusta.

Ser un ‘niño grande’ no es entrañable, es patético y dañino.

Pero hay una conclusión positiva en todo esto: el ‘treintañero cool’ nos está sirviendo de ejemplo como todo aquello que jamás quiero ser dentro de 10 años. Si en el 2025 alguien me encuentra en un bar hablando de Batman, pegadme un tiro en la cara.

Anuncios

7 comentarios en “ASI SON LOS PADRES DEL SIGLO XXI: ESTÚPIDOS

  1. Los superhéroes molan. Y el manga. Y el anime. Y seguir jugando a Pokemon con 30 años. En este post has pecado un poco de pollavieja, y eso con 23 años también es muy chungo.

  2. Si estar de acuerdo con el artículo, a mí también me parece patético, pienso que la tuya es una opinión demasiado “pollavieja” (me gustó el concepto) para alguien con tan sólo 23 años. Ser un “niño grande” no es patético, lo patético es realmente pensar como tal.

  3. Es más triste ser un amargado jubilado con 23 años de edad, en serio, sin acritud, pero me da pena.
    Estoy casado, tengo familia y me encanta la consola o los superhéroes.
    De nada.

  4. “Solo un ‘niño adulto’ que lee Harry Potter a los 38 años y ve películas de superhéroes es incapaz de ver el problema de esa frase” A esto yo lo llamo hobbies y no entran en conflicto con ser un adulto perfectamente funcional.

    Cuando con 28 años leas este artículo veras que eras menos inteligente y sabio de lo que ahora crees.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s