EL FUTURO DE LA INDUSTRIA: III

en el episodio de hoy, Dani Cantó de Snap! Clap! Club y Marga Sunshine formerly de El Confidencial y predicadora en twitter.

Asi que sin más dilación, al lio:

64373-968996cdf97d4504aed894f41c618e63

SNAP! CLAP! CLUB / DANI CANTÓ

YV: Cómo decidís el precio de la música?

Siendo sincero, con una lógica capitalista de oportunidad y beneficio, aunque realmente no es así y de números somos malísimos. Pero es cierto que lo intentamos hacer en tres pasos:

– intentar abaratar el coste al máximo (número de copias, formato) dentro de lo que el músico quiere, sin coartarle

– buscar formas o maneras o sellos compañeros que nos ayuden a financiar

– abaratando cosas como la distribución o las plataformas que utilizamos de venta por internet y favoreciendo un precio km. 0 sin intermediarios

Esto lo hacemos para poder tener un PVP lo más apurado, porque nos interesa poder vender el disco a un precio en el que nosotros lo compraríamos, y eso es condición obligatoria en nuestros precios. La cosa está muy jodida como para especular y vender los discos a precio de oro, preferimos vender asequible y recuperar rápido, porque total no tenemos en casa espacio para guardarlos. 

Si recuperamos la pasta invertida, de nuestros bolsillos, en tres meses, salimos a tomar una cerveza para celebrarlo.

Cómo sería la forma más justa de recompensar a los músicos?

Es complicado definir el pago justo en la música, puesto que son muchos factores los que entran en juego. Quizás en la música independiente sea más fácil porque asumimos que hay una relación de amistad/admiración previa más que un interés monetario a la hora de colaborar.

Es muy importante saber también cuanto dinero hay sobre la mesa. Grabación, producción y prensado de los discos es algo muy caro, con lo que músicos y sello deberían estudiar cuanto tiene que aportar cada uno y en qué plazo, pensando sobre todo en si es viable el recuperarlo. Son momentos complicados y se debe intentar partir del mínimo de deuda.

Si es así, la relación de ambos es mucho más sencilla, existe menos presión. Digamos que ambos trabajan por poner en la mesa el dinero que se necesita para poder recuperar, los beneficios son compartidos, porque es indisoluble la venta con el consumo digital. Si yo estoy vendiendo copias físicas, es seguro que el artista está tocando en directo. Si no, hay que hacer promoción para que lo haga.

tumblr_nnorpqoxyY1utu5r6o1_1280

Ese factor de tiempo invertido, tanto para el músico como para el sello, es a tiempo perdido. Nunca va a entrar como retribución o recompensa, pero es cuestión del sello intentar ser lo menos gilipollas al respecto, el artista debe seguir sus normas y llegar a donde pueda.

El reparto de beneficios debe ser acorde a la primera inversión. En nuestro caso preferimos que sea el músico el que cubra grabación/masterización, puesto que no tenemos ningún interés en ser propietarios de las canciones. Menos problemas a la hora de hacer cuentas. 

De la copia física, que rara vez va a haber beneficio tras sacar comisiones (de tiendas, paypal, envíos), creemos que sigue vigente el Punk Split (repartir al 50/50 una vez recuperada la inversión del prensado). El digital es todo para el artista, es un dinero que generan sus canciones, al que podría acceder sin necesidad de un sello X o Z, con lo que es justo que todo vaya directamente a él, para nosotros no deja de ser una retribución al artista como lo era la editorial.

Para nosotros es lo justo, pero sobre todo, porque el discurso ya no es ‘me voy a hacer rico contigo’, sino ‘vamos a ver cómo hacemos que esto cuadre’, con lo que al final artista y sello son más compañeros de piso intentando llegar a cubrir los gastos. Eso si, no querrías que tu compañero de piso te joda!

tumblr_o45uuqUaH71qa8yg6o1_1280

MARGA SUNSHINE / EL CONFIDENCIAL

YV: La industria musical actual está estancada y en declive: en qué dirección tendría que avanzar? qué nuevas formas deberían existir para recompensar a los artistas?

En principio lo que tengo que decir sobre este particular es que si la industria musical estuviese en declive y desapareciese a mí me daría exactamente igual, no afectaría a mi vida en absoluto con lo que no veo drama. Si una industria basa su existencia en un modelo caduco y no es capaz de reaccionar ante los cambios pues ya está, fin, no hay nada que ver, circulen.

Sin embargo no creo que esto vaya a suceder, de hecho y, pese a que al núcleo duro que podrían ser las grandes multinacionales les pudiese estar costando trabajo adaptarse a un nuevo modelo de negocio (ya sabes, la aparición de INTERNET, del “TODO GRATIS” que es mentira y de la DESAPARICIÓN DE LA MÚSICA DE VERDAD, la de ahora es falsa, una ilusión auditiva), lo cierto es que las previsiones de ventas ya hace tiempo que se hacen sumando la venta de copias físicas y el streaming y resulta que incluso, según refleja por ejemplo esta noticia a propósito del crecimiento en las ventas de Universal Music, el modelo de ventas por streaming y por suscripción podría estar empezando a favorecer un nuevo florecimiento en los beneficios.

Así pues, lo cierto es que no creo que exista tal estancamiento.

tumblr_o28esd3krd1s6ksrfo1_1280

Por otra parte, entiendo que el pánico proviene o bien de los señores que temen que se les termine el chiringuito (peña que se haya forrado vendiendo discos y que tiene miedo a que el tema orgías y cocaína se acabe) o de otra peña cuya autoestima e identidad reside en el consumo de discos y en la exclusividad del SABER MUSICAL, ya sabéis, esos señores, en cuyo caso si todo de repente petase yo me alegraría. Como bien decía este buen señor en un especial de BBC sobre su libro que me encantaría leer lo que va a suceder, está sucediendo ya de hecho, es que la industria tal y como era (para los nostálgicos podéis visionar la serie  Vinyl, que cuenta un poco cómo era el tema el siglo pasado, yo me dormí en la mitad del piloto) tenía o tiene los días contados a favor de las experiencias en directo, algo que vaticinó con acierto ya que hoy no tienes más que mostrar las pulseras de todos los festivales a los que has acudido en verano para impresionar con tu status al ligue de turno y ser lo más y no llorar cuando llegues a casa.

En cuanto a los artistas pues yo no lo soy así que no quiero apropiarme de ningún discurso ajeno, pero se me están ocurriendo casos de artistas que igual si no hubiesen sido explotados obscenamente por esa industria que apela a nuestros sentimientos para no desaparecer pues igual ahora estarían vivos o les iría mejor en la vida no estando atados contractualmente a sus agresores sexuales, por ejemplo. Yo qué sé, cada artista tendrá unos objetivos en la vida y una idea de cómo quiere transmitir su obra. Y desde luego en cualquier relación contractual con una empresa va a salir perdiendo como salimos perdiendo todos.  Y vamos, no voy a llorar tampoco porque un músico ya no pueda ser ridículamente rico como antes, estoy muy ocupada pensando en cómo voy a comer mañana.

Ciao.

Primera Parte con Mark Luva/Sweat Taste & Antónia Folguera /Sonar+D

Segunda Parte con DJ Detweiler/Chinstroke Records & Mónica Franco/BRRRRRAP

Anuncios

3 comentarios en “EL FUTURO DE LA INDUSTRIA: III

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s