EN DEFENSA DE LO ‘HIPSTER’

Amos alla. YV disparándose en el pie since 2k11:

Quiénes eran/son ‘los hipsters’ exactamente? Dónde viven? Cómo se detecta a un hipster? Se podría hacer una caza de brujas para identificar a los hipsters encubiertos; medirles atributos físicos, revisar sus pertenencias, hacerles tests de identidad.

Nadie sabe exactamente quién es un hipster. Seguramente a ojos de alguien tú, estimada lectora/lector seas un diabólico hipster. Si ahí fuera hay alguien para quien somos imposiblemente bellos, existe otra persona para la que somos el arquetipo del hipster.

El debate entorno a esta escurridiza subespecie ya es viejo en años cibernéticos; probablemente alcanzaría el pico en 2013 cuando escuché a mi padre llamar “hispter” a alguien.

Se ha escrito mucho para demonizar a esta subcultura artificial. Las librerías están repletas de libros anti-hipsters que compran personas que podrían ser descritas como hipsters.

Nadie va a negar que tiene cosas que apestan pero toda esa parte ya está contada y monetizada. Ahora desde YV quiero recuperar algunas partes a lo mejor no positivas en sí mismas, pero que nos dieron cosas finas, para qué engañarnos.

Al lío:

Es casi imposible definir la palabra ‘hipster’ asi que dejémoslo en lo más básico de todo: el grupo de los que no quieren pertenecer.

La idea es fundamentalmente contradictoria. Hasta la aparición de esta gente, las subculturas estaban diferenciadas y regladas para formar pequeñas comunidades; como en una mara, si llevabas los tatuajes, cantabas las canciones y obedecías las reglas, estabas dentro.

Los hipsters no tienen comunidad, no son grupos. Puede haber similitudes entre uno y otro, pero si empiezas a definir y acotar características, te perderás y te resultará imposible distinguir quién entra y quien no.

Por lo tanto, lo hipster devalúa la idea de identidad tradicional

La idea tradicional del adolescente que se identifica totalmente con alguna ‘subcultura’, rollo alguien que se hace emo porque realmente le representa, o punk o grafitero, se diluye.

Nadie se puede reconocer como hipster porque eso sería adscribirse a un grupo y eso derrota el principio fundamental del hipsterismo.

En el 2008 Juliette Lewis hacía chistes en una radio ficticia del Grand Theft Auto IV sobre los hipsters mientras encadenaba The Rapture con LCD Soundsystem.

La idea central es que la identidad es líquida y cambiante.

La persecución ad infinitum del nuevo grupo o la nueva moda nos condena a todos al ridículo si te identificas en exceso con algo. Es decir, The Strokes estaba en llamas en el 2003 pero si sigues férreamente encadenado a ellos en el 2016, es probable que hayas perdido muchos puntos de respeto y habilidad en tu círculo de amigos.

Mucho se habla de la actitud snob que esto alimenta y provoca, pero yo quiero sacar algo positivo:

Al ridiculizar la identidad se facilita la empatía y el movimiento. Permite que el que estuvo atrapado en el rock anglosajón de principios de los dosmiles transite sin esfuerzo al rap sureño y de ahí al reggaetón o a la electrónica alogrítmica que dominará Spotify en el 2020.

Si no perteneces a ninguna ‘tribu’, eres libre para conocer y visitar todas las demás. Rivalidades antiguas (y extranjeras) como mods vs rockers son perfectamente imposibles en el 2016.

Esto tiene otra consecuencia: todas las convenciones y reglas no-escritas sobre géneros o subculturas se tambalean.

El aspecto positivo de esto es que permite que nazcan variantes increíbles y extrañas. Si las convenciones se tambalean se abre la puerta a la flexibilidad con los géneros y arquetipos.

El aspecto negativo es que aparece otro espectro: el de la apropiación. Por ejemplo en el rap, una música que había servido tradicionalmente para dar voz a una minoría oprimida, ahora puede ser usada libremente por anglosajones caucásicos herederos de fortunas.

Por lo tanto, te puede apestar lo hipster; puede que algún día bebiendo cerveza en la calle hayas mirado a un grupo de gente y hayas murmurado “putos hipsters”. Es posible que estés leyendo esto pensando en tu colección de vinilos o en los pósters que adornan tu cuarto. Es posible que estés pensando “este cabrón se esta poniendo medio autobiográfico?” Es posible que ni siquiera estés pensando.

Pero el tema es que la influencia del hipster nos ha traído lo mejor y lo peor de la cultura actual: ha hecho posible un nivel de experimentación, fluidez y empatía que antes no era tan común, pero por otra parte ha provocado una oleada de mierda sobre la que se ha escrito mucho.

Asi que la próxima vez que escuches a alguien blasfemar contra los hipsters piensa que si no fuese por ese concepto y la influencia de internet, ahora podríamos ser un combo infernal de emos, punks y raperos blancos que se creen negros.

 

Anuncios

4 comentarios en “EN DEFENSA DE LO ‘HIPSTER’

  1. Brillante como siempre, amigos. Mis Dies otra ves.

    Inagotable debate el que nos ocupa esta vez -y no por inagotable menos eludido, quizá porque acojona un poco constatar que el avance de la sociedad de consumo ha acabado con algo que teníamos tan interiorizado como la organización en las llamadas tribus urbanas, que no son otra cosa que subculturas en fase beta.

    Quedaría por preguntarse si en realidad estamos hablando de lo Hipster como causa y efecto de esa catarsis subcultural, o si el efecto ha sido la muerte de lo Hipster (que podríamos considerar como la última tribu urbana) y el advenimiento de un nuevo -pongamos- New Mainstream devorador y homogeneizador que alberga a barbas y camisetas de Joy Division, gorras planas y rosarios por igual.

    En fin, inagotable debate como decía. Gracias eternas por el enfoque y la aportación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s